A las puertas de Semana Santa

«Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18, 20)

Poco a poco va creciendo esta gran familia. Dios nos ha regalado una semana llena de gracia para prepararnos para esta Semana Santa.

El pasado martes 23 y el miércoles 24 de marzo, pudimos disfrutar de un rato de oración en nuestra Capilla Universitaria de Espinardo. El Señor llegó al corazón de la Universidad hace tres semanas y, desde entonces, no ha parado de mover corazones. Allí, compartimos también una velada musical con Dios, abriendo nuestro corazón.

El miércoles 25, tras compartir una hora ante el Santísimo, nos dirigimos a nuestro primer encuentro en la Fuensanta. Comimos, reímos, cantamos y, todo ello, acompañado de la presencia Dios. Fue un momento para conocernos y crecer juntos. En estos tiempos difíciles, de soledad y aislamiento, queremos propiciar momentos de convivencia fraterna que nos permitan vivir en comunidad cada acontecimiento, descubrir nuestros anhelos y también, poder disfrutar y alegrarnos en el Señor, que es quién nos da la Vida.

Para terminar esta semana, el jueves 26 tuvimos una Eucaristía Universitaria, precedida por un Rosario ofrecido por la Vida en el que nos preparamos para abrir nuestros corazones a Cristo. Celebramos la fiesta de la Anunciación del Señor, momento en que María recibe la gran noticia, va a ser Madre del Salvador. En en la homilía, Don Pedro García Casas, delegado de la Pastoral Universitaria, nos animaba a recibir a Jesús, la Palabra encarnada, en nuestras vidas, y a no quedarnos en las ideologías y posturas del mundo, «no solo ver la Creación como obra de Dios, sino al Creador que se hace hombre». Durante la Eucaristía ofrecimos nuestro canto, elevando con él oraciones a María, que es nuestra eterna intercesora. Sin lugar a duda, terminamos de la mejor manera posible, recibiendo a nuestro Señor.
El ambiente que se respiraba durante la ceremonia era de paz y de fraternidad, por compartir con otros la comunión de amor de Cristo.

¿Te animas a formar parte de esta revolución del amor? Tú también puedes, Dios te esta esperando.

Galería de imágenes