Atardecía en Ciudad Real, mientras que en nuestros corazones se despertaba el fuego del Espíritu Santo dispuesto a llevarnos a […]