SALMO 36a El malvado escucha en su interior un oráculo del pecado: no tiene temor de Dios, ni siquiera en […]
Atardecía en Ciudad Real, mientras que en nuestros corazones se despertaba el fuego del Espíritu Santo dispuesto a llevarnos a […]