Queridos hermanos y hermanas, redescubramos, en el Evangelio, a Jesucristo como maestro de oración, y sigamos su ejemplo. Os aseguro que encontraremos la alegría y la paz. (Francisco)

La oración es la roca dónde el cristiano construye su vida, la fuente de donde saca agua viva para animar su espíritu; por eso ayer, 25 de enero, los jóvenes de la Pastoral Universitaria nos reunimos para orar, juntos, con la Palabra de Dios. Fue un momento sencillo y a la vez apasionante en el que meditamos las lecturas propias del día, celebrando la Fiesta de la Conversión de San Pablo.

Tras un momento de silencio, en el que meditamos esta Palabra, nos reunimos en pequeños grupos para compartirla abiertamente, diciendo aquello que había tocado nuestro corazón, aquello en lo que el Señor nos había hablado. Luego pudimos compartir, de forma más breve, las frases o mensajes que recibimos de parte de Jesús, como perlas o pequeñas luces que nos habían ayudado, enriqueciendo, de esta manera, a todo el grupo.

Ayudados y confortados por el Espíritu Santo, la oración terminó invocando al Padre de todos y presentándole interiormente nuestras intenciones. Como universitarios y profesores necesitamos no solo de la formación, sino que también tenemos que nutrir nuestro espíritu y buscar momentos de unión con Dios, por eso desde la Pastoral Universitaria queremos fomentar estos momentos de oración, pequeños encuentros con el Maestro, que nos permitan descubrir su voluntad y su bondad en medio de nuestras vidas.

“ld al mundo entero y

proclamad el Evangelio a toda la creación” (Mc 16, 15)

#

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.